Cesión o transferencia de derechos de autor




Por: Yesenia Ortega O.

 

Desde el momento en que es creada cierta obra, el autor persona natural detenta dos tipos de derechos: (i) los derechos morales que se relacionan con el vínculo personal que tiene éste con su obra y; (ii) los derechos patrimoniales que tienen una connotación económica propia de la explotación comercial de la obra.

Teniendo claro lo anterior, los derechos morales son intransferibles, no obstante, una persona natural o jurídica diferente al autor (titular originario) puede detentar la titularidad derivada de los derechos patrimoniales a través de cualquiera de las siguientes modalidades de transmisión: (i) actos entre vivos, (ii) obras colectivas o (ii) por causa de muerte.

Así las cosas, respecto de la primera modalidad de transmisión, una de las formas de transferir derechos patrimoniales es mediante el contrato de cesión o transferencia de derechos de autor; este contrato, regulado por el artículo 182 y siguientes de la Ley 23 de 1982, tiene como característica principal que el cedente (autor) se desprende de los derechos patrimoniales, convirtiendo al cesionario (tercero), por virtud de la transferencia, en el nuevo titular. Dicha cesión o transferencia puede versar sobre parte o sobre el conjunto de los derechos patrimoniales del autor sobre la obra; por ejemplo, el autor de un documento literario puede ceder a un tercero el derecho de traducción y publicación en otro idioma diferente a la obra original, dentro de un territorio y tiempo específico; lo anterior, dependiendo de la negociación entre las partes.

Así las cosas, el contenido mínimo que deberá contener un documento de cesión o transferencia de derechos de autor es el siguiente:

  1. Plena identificación de las partes (cedente y cesionario).
  2. Objeto de la cesión, es decir, derechos patrimoniales que el cedente (autor) transfiere al cesionario (tercero).
  3. Territorio y duración de la cesión. Al respecto, esta puede ser local, nacional o internacional, por un tiempo definido o por el tiempo máximo permitido por la ley vigente.
  4. Alusión a la obligación de exclusividad o alguna otra limitación que pueda llegar a afectar la explotación de los derechos patrimoniales cedidos.
  5. Valor de la cesión; al respecto, el acto de transferencia puede tener carácter gratuito al no ser la contraprestación económica un elemento que perfeccione el contrato de cesión de derechos.
  6. Obligaciones especiales del cesionario, tales como el reconocimiento de los derechos morales de autor establecidos en la Ley 23 de 1982 en su artículo 30 y demás aplicables en la materia en favor del cedente y, efectuar todos los trámites necesarios ante la autoridad competente para el registro de la cesión.
  7. Mecanismos de resolución de controversias en casos de diferencia en la interpretación, ejecución o terminación del contrato de cesión.

De acuerdo con lo anterior y lo consagrado en el artículo 183 de la Ley 23 de 1982, modificado por el artículo 30 de la Ley 1450 de 2011, todo acto o contrato por medio del cual se enajene, transfiera, cambie o limite el dominio sobre el derecho de autor (total o parcial), deberá contar por escrito como condición de validez.

Así las cosas, al transferirse el derecho de autor mediante la cesión, el cesionario se transforma en titular del derecho patrimonial cedido, permitiéndole actuar en nombre propio, incluso en lo que respecta a entablar medidas y acciones judiciales en contra de los infractores. En el caso de cesiones parciales, el autor conservará las prerrogativas que no se hayan transferido expresamente.

Así mismo, de conformidad con la normatividad vigente, es preciso tener presente que, los contratos de cesión de derechos patrimoniales de derecho de autor no pueden implicar la transferencia de modo general o indeterminable de la producción futura, pues de lo contrario se entenderán inexistentes.

CONTÁCTANOS

    SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER

    Manténgase informado con las últimas noticias de interés jurídico.



      Comments are closed here.