DECRETO 797 DEL 4 DE JUNIO DE 2020.

El pasado 4 de junio el Gobierno Nacional expidió el Decreto Legislativo 797 de 2020, por medio del cual “se adoptan medidas transitorias en materia de arrendamiento de locales comerciales, en el marco del Estado de Emergencia, Económica, Social y Ecológica de que trata el Decreto 637 del 6 de mayo de 2020” (en adelante el “Decreto”).

El Decreto pretende o tiene como objeto regular la terminación unilateral de los contratos de arrendamiento de local comercial, de manera excepcional y transitoria, y para ello, fijó las condiciones y requisitos necesarios para ejercer dicha facultad.

El artículo segundo (2°) del Decreto establece en su ámbito de aplicación que, “será aplicable a los contratos de arrendamiento de locales comerciales cuyos arrendatarios, a partir del 10 de junio de 2020 por las instrucciones de orden público, se encuentran en la imposibilidad de ejercer las siguientes actividades económicas:

‘Bares, discotecas, billares, casinos, bingos y terminales de juego de video. Gimnasios, piscinas, spa, sauna, turco, balnearios, canchas deportivas, parques de atracciones mecánicas y parques infantiles. Cines y teatros. Servicios religiosos que impliquen aglomeraciones. Alojamiento y servicios de comida. Eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeración de personas.’”

De lo anterior se desprende que: i) el Decreto solo es aplicable para los contratos de arrendamiento de local comercial; ii) la facultad de terminación unilateral es únicamente del arrendatario; iii) para ejecutar dicha facultad el arrendatario deberá estar en la imposibilidad de ejercer la actividad económica con ocasión de las normas o instrucciones de orden público, y; iv) que la actividad se encuentre dentro de la lista taxativa citada[1].

Adicionalmente, el artículo tercero (3°) del Decreto fijó las condiciones para la procedencia de la terminación unilateral, dentro de las cuales incluyó: v) que el arrendatario deberá estar al día en pago del canon de arrendamiento y los servicios públicos, y; vi) el arrendatario deberá pagar un tercio (1/3) de la cláusula penal pactada en el contrato.

Menciona el Decreto que en caso de que los contratos de arrendamiento de local comercial no establezcan una cláusula penal, se pagará el valor equivalente a un canon de arrendamiento.

Por último, cabe advertir que la facultad para dar por terminado un contrato de arrendamiento de local comercial, está limitada en el tiempo, y en este sentido se dio un plazo a los arrendatarios para ejercer esta facultad que va desde el diez (10) de junio hasta el 31 de agosto de 2020.

[1] Artículo segundo (2°) Decreto Legislativo 797 de 2020.

CONTÁCTANOS

Los comentarios están cerrados.