La reivindicación de colores en el proceso de solicitud de registro de marcas.

Por: Yesenia Ortega Orozco

La marca comercial como signo o combinación de signos que utiliza el empresario para identificar en el mercado los productos y/o servicios que comercializa, con el propósito, no único, pero si fundamental, de distinguirlos de otros competidores en el mercado, requiere para su registro y protección el cumplimiento de ciertos requisitos esenciales, entre otros: la capacidad distintiva y su representación gráfica.

Así entonces, se entiende por distintividad la capacidad que tiene un signo para individualizar, identificar y diferenciar en el mercado los productos o servicios, haciendo posible que el consumidor los seleccione. Es decir, se trata de una característica esencial que debe tener todo signo para que sea registrado como marca y por ello se constituye como un presupuesto indispensable para que la marca cumpla su función de indicar el origen empresarial y la calidad del producto o servicio, sin generar riesgo de confusión y/o asociación en los consumidores, y, siendo en todo caso, individual y singular permitiendo la diferenciación con cualquier otro signo.

Dicha distintividad tiene un doble aspecto, (i) distintividad intrínseca, mediante la cual se determina la capacidad que debe tener el signo para distinguir productos y servicios y; (ii) distintividad extrínseca, mediante la cual se determina la capacidad del signo de diferenciarse de otros signos en el mercado.

Por su parte, para que un signo pueda ser protegido se requiere adicionalmente que el mismo pueda ser captado fielmente en un medio material susceptible de ser reproducido de forma idéntica y sin alteración alguna.

Considerando lo anterior, es así como de conformidad con lo establecido en el numeral 1.2.5.5. del Capítulo Primero del Título X de la Circular Única de la Superintendencia de Industria y Comercio, vigente a partir del 5 de abril del presente año, todos los solicitantes de marcas comerciales que deseen reivindicar un color como característica distintiva de la marca solicitada deberán declararlo expresamente y aportar la respectiva etiqueta; en caso contrario, aportar la etiqueta en versión blanco y negro.

Esta nueva disposición aplica para todos los tipos de marcas salvo aquellas clasificadas como nominativas sonoras, olfativas y de color. En todo caso, la reivindicación de colores deberá realizarse haciendo uso de los códigos de referencia internacional tales como Pantone, Focoltone o RGB.

Así las cosas, hacer uso de la reivindicación de colores constituye una de las formas a través de la cuales el solicitante de una marca comercial puede aportar mayores elementos de distintividad al signo solicitado, y, de igual forma, aumentar las posibilidades de concesión de un registro marcario, activo intangible clave en el proceso de crecimiento y posicionamiento de la identidad empresarial. 

 

CONTÁCTANOS

    SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER

    Manténgase informado con las últimas noticias de interés jurídico.



      Comments are closed here.