Signos no protegibles como marcas

Por: Yesenia Ortega.

Del examen de los requisitos que debe reunir un signo para constituirse en una marca comercial, se logran inferir cuales son los signos no protegibles como tal; es decir, serán aquellos que no reúnan los requisitos básicos de ser perceptible, suficientemente distintivo y susceptible de representación gráfica.

De igual forma, no son protegibles como marcas comerciales aquellos signos genéricos o descriptivos, es decir, aquellos que se refieren al género o a la especie del producto o servicio que se pretende proteger; por ejemplo: la marca “mueble” para referirse a una silla. Al respecto, ha precisado el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina que, un signo que no distinga, por su carácter de genérico un producto de otro, no puede constituir marca, adicionalmente, porque tal prohibición tiene como finalidad evitar que signos que se refieren al nombre de productos o servicios que la marca ampara y que son utilizados en forma ordinaria y necesaria para denominarlos o identificarlos, se constituyan en derecho exclusivo de su titular, limitando su uso a otros comerciantes del mismo sector.

Por otro lado, en cuanto al carácter descriptivo de los signos, esta característica debe entenderse como aquella que hace alusión a una calidad, cantidad, destino, lugar de origen, naturaleza, función o característica o que en general, el signo suministre de manera necesaria y directa información del producto o servicio que se pretende distinguir; por ejemplo: la marca “líquido” para jugos; en estos casos, al no poderse identificar un producto o servicio de otro, el signo carece de fuerza distintiva suficiente. Sobre este tema, ha manifestado la Doctrina que, para que se impida el registro de un signo descriptivo, la descripción usada debe referirse a una de sus cualidades primarias o esenciales, lo que implica que el consumidor al divisar o escuchar la marca reconozca el producto o servicio que lo protege; en sentido opuesto, si se hace uso de descripciones o designaciones de una cualidad o elemento secundario o accidental del bien o servicio, esto no impide per se, la registrabilidad del signo; lo mismo sucede, cuando por ejemplo, se hace uso de expresiones descriptivas en determinadas categorías o clases donde dichas expresiones no tiene relación o conexión competitiva. 

Adicionalmente, otro tipo de signo no registrable serán las formas usuales y necesarias impuestas por la naturaleza o función del producto o servicio, es decir, aquellos que se usan normalmente en el mercado por varios empresarios y no revisten características especiales que permitan distinguirlas de las ya conocidas; es decir, aquellas que deben revestir cierta forma específica en razón de la función que desempeña el producto o servicio o son el resultado del sistema de fabricación a los que éstos están sometidos. Estas formas usuales y necesarias resultan imprescindibles para que un determinado producto o servicio posea la naturaleza y cualidades que le son propias, sirva para la obtención de los resultados que con él se pretenden o permita la satisfacción de las necesidades que con el signo se persiguen. Ejemplo de ello serían la forma ovalada o circular de un jabón de manos en el caso de la marca tridimensional o la forma de las almohadas para el descanso de las personas. 

En adición, otro tipo de signos no protegibles como marcas son aquellos que resultan ser ilícitos, contrarios a la moral, al orden público o buenas costumbres, así como aquellos que tienen potencial de lesionar derechos de ciertos terceros (caso de las banderas, escudos y lemas de Estados o países, entre otros.). Al respecto, esta prohibición de este tipo de signos no solo responde al deseo del legislador de evitar el engaño y confusión en el consumidor final, sino también de evitar la protección de signos que por sí mismos pueden llegar a ser un instrumento de competencia desleal. 

Finalmente, también seran signos no protegibles como marcas aquellos que sean engañosos (total o parcialmente desde el punto de vista del consumidor); aquellos que hagan uso de un signo notoriamente conocido (aquel que es conocido en cierto territorio y sector económico por cualquier consumidor medio), o sean, en general, signos que contravienen derechos de propiedad industrial de terceros. 

CONTÁCTANOS

    SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER

    Manténgase informado con las últimas noticias de interés jurídico.



      Comments are closed here.